Nosotros salimos, nos mojamos, nos embarramos y nos maravillamos con lo que vemos.
Por este medio compartimos nuestras vivencias para que ustedes conozcan, porque " Solo preserva quién conoce"


Muchas especies de aves se encuentran en grave peligro de extinción en todo el Planeta, debido a la reducción de sus habitats y al tráfico y tenencia como mascotas.
No las captures disfruta de observarlas en libertad, cuida, preserva, respeta la naturaleza, planta un árbol.
Tus hijos te lo agradecerán.

28/9/2011

Boyeros construyendo sus nidos

A quienes se conectan con la naturaleza y se sienten atraídos por sus bellezas parece como que se le terminan los problemas; empiezan a desaparecernos los dolores, caminamos 5 kilómetros en el monte y no nos cansamos, sentimos como se termina el estrés, y no nos dan ganas de volver a la rutina.
Algo así pasó unos sábados atrás cuando fuimos afortunados en poder presenciar durante toda una mañana como un grupo de Boyeros cacique comenzaban con la tarea de construir sus nidos; acomodamos los sillones en don Rodolfo y nos sentamos a presenciar el espectáculo.



En esa vista panorámica se alcanzan a ver a un grupo de Boyeros posados en el Pindó que se encuentra al costado de la cabaña principal del complejo, la elección del lugar no es casual, esto se debe a que eligen anidar cerca del hombre con el objeto de mantener alejado a su principal depredador ( El Tucán grande) el cual con su largo pico extrae los huevos de los nidos de los boyeros e inclusive también suele alimentarse de sus pichones.
Volviendo al tema de la construcción, hemos podido observar como sacaban las hojas de la palmera y con su pico y patas iban extrayendo tiras delgadas de la hoja para comenzar a preparar la superficie de sostén del nido colgante.
En esta foto pueden observar como se va deshojando la palmera y pueden notar un pequeño ovillo de fibras frente al cuerpo del Boyero.



Cuando dicho ovillo comienza a tener cierta consistencia y un mayor tamaño lo mueven de lugar ubicándolo sobre el tallo principal de la hoja de la palmera, para continuar tejiendo fibras con el objeto de fijarlo a la hoja.
Luego de este paso comienza lo mas complicado, tejer hacia abajo pero nos tuvimos que volver al cemento y no pudimos documentar el avance de la obra.





A mi me fue imposible diferenciar machos de hembras, pero lo que he observado es que toda la colonia trabaja en conjunto. El Boyero de la foto anterior era atendido por dos mas que se encargaban de acercarle las fibras, mostrando un sistema muy bien organizado ya que uno teje, otro corta fibras y otros se encargan del transporte.



Sus cantos eran continuos, prácticamente no se callaron durante las casi 3 horas que estuvimos observándolos, se organizan??, se comunican?? festejan?? están contentos?? la verdad que describir con palabras esto es un poco complicado ya que viendo este show uno puede imaginarse a un ingeniero dando órdenes a un capataz y este dirigiendo a los obreros.



A las dos semanas de tomar estas fotografías volvimos con el objeto de seguir el avance de la construcción, nos perdimos un sábado por el clima y cuando vimos el trabajo terminado el sábado pasado me quedé con las ganas de fotografiarlos mostrando sus posturas acrobáticas cuando se cuelgan cabeza hacia abajo para tejer su nido típico.
Ya estaban realizando los toques finales a los nidos colocando en el interior el material suave que sirve de relleno de la bolsa.
Igualmente disfrutamos un rato escuchando el bochinche ya que últimamente prefiero llenar mi cabeza con cantos de pájaros antes que gritos de la gente o bocinazos de autos.

5 comentarios:

Mauro dijo...

Quiero ver el nido terminado!!! Nunca tuve el placer de presenciar tan maravillosos acto.
Sigo el blog desde hace un tiempo, los felicito por todo su amor... Amor es lo que se ve en su trabajo, amor por la naturaleza y por el prójimo.

Marcelo Allende dijo...

Gracias Mauro por tu comentario, ni bien vayamos al lugar el próximo sábado vendrán las fotos correspondientes!!!
1 abrazo!!!

Rafael Agustín dijo...

Vos sabes que frente al salto Dos Hermanas en Cataratas, había varias plantas de pindó, allí nidificaban los caciques sin ningún problema entre ese mundo de gente, esto te hablo de más de treinta años atras, ahora no sé como está ese tema.

Marcelo Allende dijo...

Me acuerdo perfectamente de mis primeros viajes a las Cataratas cuando era pendejo =), ese espectáculo de ver a los boyeros laburando no se olvida nunca, ahora me sorprendo de verlos acá en Posadas Tino, en el botánico, en el barrio Cristo Rey, acá en Itaembé miní, en pleno centro de posadas, por la avenida Lopez Torres...y un sinfin de lugares en donde los he visto en plena ciudad.

Laura dijo...

Increíble este post! Podría mirar a los boyeros trabajar y hacer barullo por horas también.