Nosotros salimos, nos mojamos, nos embarramos y nos maravillamos con lo que vemos.
Por este medio compartimos nuestras vivencias para que ustedes conozcan, porque " Solo preserva quién conoce"


Muchas especies de aves se encuentran en grave peligro de extinción en todo el Planeta, debido a la reducción de sus habitats y al tráfico y tenencia como mascotas.
No las captures disfruta de observarlas en libertad, cuida, preserva, respeta la naturaleza, planta un árbol.
Tus hijos te lo agradecerán.

22 mar. 2017

Tueré chico (Black-crowned Tityra) Tityra inquisitor

Bastante agotadora pero productiva fue la jornada que iniciamos el viernes 11 de Noviembre pasado continuando el día Sábado 12 hasta el mediodía, habíamos planeado ir hacia Tacuaruzú para disfrutar de un asado con el grupo y posteriormente a la cena salir a buscar lechuzas. De mas está decir que disfrutamos de una excelente cena entre amigos y algunas aves nocturnas posaron frente a nuestras cámaras así que para las 3 de la mañana nos dispusimos a dormir un poco porque ni bien amanecía seguiríamos sacando fotos.
Creo que no existe nada mejor que despertarse con el canto de las aves y lejos del bullicio citadino, un buen mate para comenzar la jornada mientras recargamos nuestros equipos para la nueva jornada.
A pocos segundos de haber salido a caminar alrededor de la casa mientras se calentaba el agua y sin esforzarme para caminar mucho, tuve la suerte de encontrarme con este Tueré chico que recibía los primeros rayos del sol perchando bastante cerca del suelo.


Los amigos recorriendo la chacra disfrutando del hobby. (Nico, Javi, y Lucho)

21 mar. 2017

Anambé grande (Crested Becard) Pachyramphus validus

Hacía mucho tiempo que no mostraba al Anambé grande en el blog y aprovecho hoy para compartir estas fotografías que pudo obtener Javier en el Club Refugio ombú el 9 de Julio del año 2016. Este año todavía no lo vimos, espero poder tener una nueva oportunidad para fotografiarlo porque en mi caso hace casi 4 años que no lo tengo frente a mi cámara.

20 mar. 2017

Guacamayo rojo (Green-winged Macaw) Ara chloropterus

A mi me resulta imposible describir en palabras la emoción que tuvo la suerte de vivir el amigo Luis Krause durante su último viaje al Pantanal cuando se encontró frente a frente con este imponente Guacamayo y pudo fotografiarlo por primera vez en estado silvestre; creo yo que es algo inigualable como experiencia para todo fotógrafo de aves que se encuentre con este animal. Lamentablemente hay que viajar algunos kilómetros hacia el norte de nuestra provincia para vivir algo así. Allí en Bonito y en el sector parquizado del Hotel Santa Esmeralda estas aves frecuentan los comederos que están cerca de las cabañas brindando inigualables oportunidades fotográficas a todos aquellos que visiten este maravilloso santuario de fauna silvestre, no en vano la Ciudad de Bonito está considerada como la capital del ecoturismo del vecino país.


El guacamayo rojo o guacamayo aliverde (Ara chloropterus) es una especie de ave de la familia de los loros (Psittacidae), del orden Psittaciformes.
Son grandes guacamayos que atraen la atención por su vívido y espectacular colorido, y su llamado estridente con el que se comunican durante el vuelo. Los ejemplares jóvenes se parecen a los adultos, pero tienen la cola más corta.
Por lo general, se encuentran en parejas o en grupos pequeños, tal vez familiares; a veces se asocian con otros guacamayos, especialmente en tierra, donde se reúnen en grandes grupos para consumir arenas minerales expuestas. Se alimentan de semillas, frutas y nueces.

Esta especie se distribuye en amplio rango por toda Sudamérica, desde el este de Panamá, noroeste y este de Colombia, este del Perú y Ecuador, toda Venezuela, las tres Guayanas, Brasil, nordeste y este de Bolivia, Paraguay hacia concepcion y al norte de Argentina, lamentablemente ya extinta de nuestro país.


El guacamayo rojo es uno de los más espectaculares y llamativos que existen. Este impresionante loro mide alrededor de 95 centímetros y se encuentra adscrito al Apéndice II, anexo B, de CITES. Su comportamiento se asemeja al del Ara ararauna y es uno de los guacamayos de mayor porte.

El Ara chloropterus tiene un plumaje en el que predomina el color rojo. Las alas poseen tonos verdosos y azulados en las puntas. Los ojos de las aves adultas son amarillos y las patas grises. El hábitat natural del guacamayo rojo se encuentra en América Central y América del Sur.

La madurez sexual de los Ara chloroptera llega a los cinco años de edad. Son aves extraordinariamente longevas, algunos ejemplares, criados en cautividad, han llegado a los cincuenta años de vida. Las hembras son ligeramente más pequeñas que los machos, aunque suele ser necesario el sexaje por ADN, para determinar el sexo de los guacamayos.


Las hembras ponen entre dos y cuatro huevos, que eclosionan a los 28 días. Los polluelos del Ara chloroptera se independizan a las doce o catorce semanas. Los guacamayos rojos han sufrido en sus hábitats de origen las consecuencias de la deforestación. Se han reducido, considerablemente, las colonias de estos majestuosos loros sudamericanos. No obstante, la cría en cautividad está teniendo éxitos apreciables. Estos guacamayos se adaptan, fácilmente, a la vida de los hogares.


La dieta del guacamayo rojo se compone de frutas variadas, semillas, nueces y bayas. Una gran y cómoda jaula, vuelos diarios fuera de la misma, mucho cariño y una revisión anual, para evitar enfermedades, pueden hacer de nuestro Ara el loro más feliz del mundo.


Mapa de distribución en América del Sur
© 2007 NatureServe, 1101 Wilson Boulevard, 15th Floor, Arlington Virginia 22209, U.S.A. All Rights Reserved. Each document delivered from this server or web site may contain other proprietary notices and copyright information relating to that document. The following citation should be used in any published materials which reference the web site
InfoNatura: Animals and Ecosystems of Latin America [web application]. 2007. Version 5.0 . Arlington, Virginia (USA): NatureServe. Available: http://www.natureserve.org/infonatura. (Accessed: Mar 20, 2017 ).



19 mar. 2017

Halcón peregrino (Peregrine Falcon) Falco peregrinus

Estos registros de Halcón peregrino que voy a compartir en esta entrada se los debemos al amigo del grupo Henrique Rezende y a el van dedicadas estas fotografías, si no hubiese sido por el ni nos enterábamos de la presencia de una pareja de estos halcones que estuvieron frecuentando algunas de las altas antenas del microcentro de nuetra ciudad.
Hace unos días Henrique me manda un mensaje privado por Facebook dándome la noticia de que estaba observando a dos halcones perchando en la antena de Telecom, a mi me fue imposible ir a fotografiarlos porque habiendo comenzado con las clases no dispongo de tiempo libre durante los días de semana, en cambio Lucho se armó del tiempo necesario y hacia allá fue con su cámara para obtener esta toma que muestro en primer lugar.

Primer registro obtenido el día 04-03.

En el transcurso de los siguientes días los Halcones se desplazaron hacia el edificio mas alto de la ciudad, sobre la calle Alvear, esquina con 25 de Mayo, y allí Lucho volvió a fotografiarlos perchando en el helipuerto de la terraza, luego de montar una guardia de casi una hora obtuvo esta última serie de fotos mientras estas aves de presa realizaban vuelos para intentar cazar algo para alimentarse.
Contó que el quedó con el cuello tensionado por estar tanto tiempo mirando hacia arriba, creo yo que bien valió la pena.

Segundo registro.... 13-03-2017 pasadas las 17 horas.

Tapicurú (Green Ibis) Mesembrinibis cayennensis

El Tapicurú es un ave que está siempre presente en cercanías de Posadas, debido a su hábitat particular y a su arisco comportamiento no es fácil de fotografiar. Prácticamente lo escuchamos siempre que recorremos la Ruta provincial 204 hasta Profundidad cuando vamos hacia Tacuaruzú porque su canto es inconfundible, muchas veces nos quedamos con las ganas de lograr alguna foto porque ellos no salen al descubierto pero siempre existe alguna exepción a la regla y eso fue lo que ocurrió el 17 de Octubre del 2016 cuando Nico y Javier pudieron encontrarse con dos Tapicurúes forrajeando en un descampado al lado de un arroyo, cosas que no ocurren muy de seguido.
Comparto en esta entrada lo que pudieron observar los amigos durante aquella mañana.