Nosotros salimos, nos mojamos, nos embarramos y nos maravillamos con lo que vemos.
Por este medio compartimos nuestras vivencias para que ustedes conozcan, porque " Solo preserva quién conoce"


Muchas especies de aves se encuentran en grave peligro de extinción en todo el Planeta, debido a la reducción de sus habitats y al tráfico y tenencia como mascotas.
No las captures disfruta de observarlas en libertad, cuida, preserva, respeta la naturaleza, planta un árbol.
Tus hijos te lo agradecerán.

13 sept. 2014

Chingolo (Rufous-collared Sparrow) Zonotrichia capensis

Aprovechando esta hermosa fotografía que me traje del campo de Angel en Curuzú Cuatiá la cual muestra a un Chingolo perchando en el posadero que armamos nosotros con flores secas comparto hoy la leyenda del Chingolo, algún que otro poema acerca de el y otras cosas mas para conocer un poco mas acerca de este infaltable compañero nuestro...

Dice la leyenda que el Chingolo era un gaucho provocador, que alardeaba de su fuerza. Entró a una iglesia, insultó a los feligreses y a los santos.
El Tero que era el comisario, lo metió en un calabozo y le engrilló los pies. Cuando Dios se enteró del sacrilegio cometido, lo convirtió en pájaro, que todavía anda a los saltitos con las patas siempre juntas (por tenerlas engrilladas) y luce el gorro de presidiario en la cabeza…

Mario Marateo, en su obra “el aficionado a los pájaros” lo describe así:
“Canta el Chingolo en un cardo,
y en su gozo extraordinario,
va mostrando su vestuario:
traje pardo de franela,
bufanda color canela,
y el gorro de presidiario.”

El chingolo es un pajarito manso y confiado, muy amigo del hombre de campo, quien asegura que el chingolo anuncia los cambios del clima con su canto. Hace nido en las matas de pasto, acolchado con crines, donde la hembra pone 4 huevos celestes con manchitas rojizas. A menudo es “parasitado” por el tordo y los pobres chingolos deben criar un pichón que triplica el tamaño de los suyos…
El mito urbano dice que ha sido desplazado por el gorrión invasor, pero no es cierto, ya que el gorrión es netamente urbano, mientras el chingolo es mucho más “rural”, y tampoco compiten en la mayoría de su dieta, de modo que han repartido los espacios geográficos y ninguno ejerce supremacía sobre el otro.

Texto: Jorge "Vasco" Iriberri.

Chingolo (Rufous-collared Sparrow) Zonotrichia capensis