Nosotros salimos, nos mojamos, nos embarramos y nos maravillamos con lo que vemos.
Por este medio compartimos nuestras vivencias para que ustedes conozcan, porque " Solo preserva quién conoce"


Muchas especies de aves se encuentran en grave peligro de extinción en todo el Planeta, debido a la reducción de sus habitats y al tráfico y tenencia como mascotas.
No las captures disfruta de observarlas en libertad, cuida, preserva, respeta la naturaleza, planta un árbol.
Tus hijos te lo agradecerán.

10 mar. 2011

Avistajes inusuales

El día de hoy he recibido un correo electrónico con fotografías de un Águila crestuda juvenil, junto a un pequeño relato acerca de los inconvenientes que está ocasionando la presencia de esta imponente ave en los pobladores de la zona.
Las fotografías fueron tomadas en Picada la Bonita, Colonia La Flor, dto. de El Soberbio por Darío Sirotko.
Esta águila se está alimentando de las gallinas de las chacras de la zona, Darío menciona en su email la inquietud de salvar al ave, o intentar algún tipo de manejo con la misma para tratar de relocalizarla para salvarla, ya que es muy probable que muera debido a un tiro de escopeta.

Águila crestuda real (Spizaetus ornatus)
IMG_1830blog

IMG_1832blog

IMG_1838 small

Sería una verdadera pena que una animal magnífico como este desaparezca, es entendible también la preocupación de la gente del lugar ya que al comerse las gallinas estos sufren pérdidas económicas; sería ideal que se arbitren los medios para preservar a esta especie tan escasa y tan difícil de observarla.

Esto me dio pié para publicar una nota que escribió Roby acerca de los avistajes inusuales que ocurren en Posadas, hace varios días que tengo la nota en mis manos y coincide con esta entrada la oportunidad para compartirla con nuestros amigos lectores.
Si bien en nuestra ciudad no tenemos las visitas de rapaces de este tipo, se producen muchos avistamientos de especies inusuales de ver en zonas urbanas.
Personalemte hemos podido observar bandadas de Boyero cacique posados en una planta de Mango sobre la calle Tucumán, en el Barrio Cristo Rey, en la Avenida Blas Parera y en la Avenida San Martín.
Durante los últimos días de clase del año pasado pude observar con mis alumnos a una pareja de Carpinteros reales alimentando a su pichón en un árbol sobre la calle San Luis, no me olvido el comentario de los chicos a los gritos, Mirá profe en el árbol hay tres pájaro loco.
Puedo seguir con muchos registros pero para no aburrir les cuento algunos, he avistado Bandadas de Loros maitaca sobre la Escuela 219 y frente al Diario El Territorio, Tangará común en la Plaza 9 de Julio, Grupos de Chajá sobrevolando la costa del río en varios lugares etc. etc.

Todos podemos observar; todos podemos preocuparnos…

Por lo que hemos podido ver, las modificaciones realizadas a la costa del Río Paraná en la Ciudad de Posadas, no es solo una preocupación para nosotros que vivimos la Naturaleza en todos sus sentidos y que hacemos de ello un estilo de vida.
Esto es evidente para muchos y durante varias charlas que mantuvimos con personas que se acercaron a compartir una charla con nosotros lo hemos podido comprobar.
Muchos de los amigos de distintos barrios posadeños, que casual y oportunamente entre palabras y mates comparten sus vivencias de las cuales Aves Del NEA se nutre coinciden en la inusualidad de estos avistajes. Recuerdo particularmente la charla que tuvimos con la señora Jimenez, vecina de El Brete.
Tal es el caso de Romeo Fabián Navarro, propietario de un local gastronómico ubicado en Francisco de Haro y Ambrosetti, local en el cual una noche nos detuvimos a cenar con Leo y se estableció una charla muy amable con su propietario. Entre una cosa y otra le comentamos a que nos dedicamos y es allí donde Romeo halló con quien compartir su observación e inquietud.
Nos cuenta Romeo, con el dolor reflejado en sus ojos, que observó en casualidad cronológica que desde comenzó todo en el tratamiento costero y obras del acceso Este de Posadas, él ha podido avistar en cercanías de su local y sobrevolando sobre el mismo aves que antes jamás andaban en esa zona, tales como, bandadas de Garzas Blancas, garcitas blancas, cotorras sin rumbo definido y lo que más nos sorprendió fue cuando nos contó que enfrente a su comercio podía ver un Urutaú. Según Romeo es común verlo posado en un árbol de gran porte frente a su local, y como nuevo residente del barrio los vecinos lo protegen de los vándalos de siempre que sienten placer en arrojar piedras a un ave tan pasiva e indefensa que solo se mueve para capturar insectos por las noches.
Muchas Gracias Romeo, ya que mientras existan misioneros con tal sentido solidario y de pertenencia por lo nuestro, quedan esperanzas de ver el día de mañana un árbol de pie, un ave en el cielo y un pez en el río.
Y nos reconforta saber que no somos los únicos "locos" que andamos por la calle mirando para arriba viendo pájaros.