Muchas especies de aves se encuentran en grave peligro de extinción en todo el Planeta, debido a la reducción de sus habitats y al tráfico y tenencia como mascotas.
No las captures disfruta de observarlas en libertad, cuida, preserva, respeta la naturaleza, planta un árbol.
Tus hijos te lo agradecerán.

20 oct. 2013

Un fin de semana de pajareo en Rincón Ombú Chico.

Normalmente hablamos de especies y sus características, en definitiva de eso se trata este espacio, no obstante en ocasiones resulta oportuno y necesario hablar de "lugares y personas", este caminar, hobby, pasión que emprendimos hace un tiempo atrás nos llevó a conocer lugares fantásticos, recónditos y a veces poco valorados, como así también hemos tenido el placer de conocer personas muy especiales, apasionadas como nosotros por la naturaleza y todo lo que a ella concierna. Así, en esta oportunidad tuvimos el gusto de conocer a Luis, un hombre de una sonrisa fácil, siempre dispuesto a dar una mano y apasionado por su porción del paraíso, el Rincón Ombú, lugar que quiso compartir con nosotros y así fue que nos invitó a compartir un fin de semana y allá fuimos, No tuvimos que hacer muchos kilómetros de Posadas para llegar a éste verdadero páramo de la paz y diversidad biológica, donde estos tres ahora amigos no demoramos en comenzar a explorar para conocer y registrar todo lo que tenía para ofrecer...
Luego de mas de dos meses con muy poca actividad fotográfica en el grupo, volvimos a compartir de un fin de semana de pajareo; el 17 de Julio fue la última vez que salí a fotografiar pájaros con Willy hasta que ocurrió mi accidente. Al finalizar Septiembre empecé a ejercitar un poco el brazo durante algunas escapadas a la zona costra de Posadas con mucha dificultad al principio, el peso del equipo se toleraba únicamente cambiando de manos porque el brazo derecho por momentos flaqueaba, al menos el ejercicio sirvió para ir recuperando fuerzas e ir preparándome para la invitación que llegaría unos días atrás.
Al comenzar Octubre, un amigo compartió en Facebook un video que filmó en su casa en el Club Refugio Ombú y de manera inmediata surgió la invitación para que vayamos a compartir un fin de semana de pajareo. Durante los preparativos previos en los días antes nuestra ansiedad iba en aumento porque era casi seguro que regresaríamos a Posadas con fotografías de “Yapú”, un pájaro que suele estar en la zona limítrofe de Corrientes con Misiones, y si bien nunca hay que contar con el pescado antes de pescarlo nuestra ansiedad era entendible porque nuestro amigo nos dijo que siempre están, y además anidan en el lugar y comen en el patio de su casa, solo era cuestión de ir hacia allá y tratar de lograr alguna buena fotografía de esta esquiva especie para nosotros.
A partir del Miércoles 3 de Octubre ultimamos los preparativos con el amigo Luis (el organizador de la salida y nuestro anfitrión en Ombú) para salir de Posadas el Sábado 5 y regresar el Domingo 6 por la tarde, compramos un buen asado, llenamos la conservadora con gaseosa y frutas para los pájaros y a la siesta del Sábado Luis nos pasó a buscar por nuestras casas.
El camino de acceso a este club privado que se ubica en la costa del Río Paraná lo recorrimos en varias oportunidades sin llegar hasta el club; hacia el mismo convergen algunas estancias que se dedican a la actividad ganadera, y si no llueve constituye en buen lugar para recorrer en auto disfrutando de la observación de las aves que habitan este tipo de ambiente, es casi seguro que algún ñandú levantará su largo cuello para observarnos también a nosotros.
Llegamos al lugar y Luis nos dio un paseo por el club.
Estas son algunas de las imágenes que seleccionamos para compartirlas con ustedes para mostrar un poco el lugar que tuvimos la fortuna de poder conocer.

La entrada a la casa de Luis


Caminos del Club Refugio Ombú.


Willy fotografiando Benteveo rayado


Uno de los tantos monos "Carayá" que se observan en los árboles del club.

Luego de la cena del día Sábado tomamos las linternas y nos propusimos salir en búsqueda de aves nocturnas porque mientras comíamos se escuchaban cantos de Alicucú y otras lechuzas. Disfrutar de una noche estrellada lejos del ambiente urbano es algo inigualable, lamenté el hecho de no tener un trípode para fotografiar la Vía láctea, se veía perfecta entre los árboles.
Linterna en mano los reflejos rojos de los ojos de los atajacaminos alumbrados por la linterna se destacaban entre la oscuridad, entre varios individuos de Curiango este Tatú de 9 bandas nos acompañó unos metros caminando a la par nuestra.





Lechuzas no pudimos fotografiar ninguna, pero si un Curiango nos permitó acercarnos bastante a el mientras descansaba en el suelo; la caminata siguió hasta completar una vuelta entera rodeando el club, pudimos observar algunos zorros bastante ariscos que nos dejaron con las ganas de fotografiarlos. Antes de llegar a la casa tuve tiempo de jugar un poco con mi puntero laser y con la cámara apoyada en un tronco, utilicé una velodcidad de obturación de 30 segundos y este es el resultado.
Luis a la izquierda y Willy a la derecha.



Para comenzar el Domingo, luego de una sesión de fotos a los pájaros que acercaron a desayunar al comedero que les preparamos la noche anterior, salimos con Luis a recorrer un sector de selva ribereña; saliendo de su casa, el cielo azul nos recibió surcado por las venas vegetales de este Lapacho florecido.



Willy y Luis en el monte.


Luego de transitar unos 500 metros en el monte en dirección al río, cuando llegamos a la costa nos mostró una liana gigante la que creo yo llega a tener casi 1 metro de diámetro, yo no había llevado mi mochila para no cargar tanto peso y en la cámara solamente estaba puesto el Sigma, y no me servía la lente para fotografíar la liana, esta foto queda para la próxima vez que vayamos. En cambio, en el mismo lugar fuimos los afortunados espectadores de una familia de Carpintero garganta negra, especie de difícil avistaje, a la que pudimos fotografiar extrayendo orugas de los árboles muertos y alimentando a su cría con las mismas.
Estas fotos las tomó Luis mientras nosotros estábamos entretenidos con los carpinteros.









Acá se puede ver la liana de la que les hablé solo que en el lugar en donde nace es aún mas ancha, Willy está sentado en el lugar donde nace la liana.


Se acercaba el momento de regresar a preparar el asado y atravesamos un pastizal cuando salimos del monte, todavía restaban casi 500 metros para llegar hasta el auto, allí Luis nos mostró rastros de Oso hormiguero.



Antes de llegar al auto tuvimos que atravesar un pinar, y de pronto la exuberancia, la vida, el color se ve interrumpido por un PASILLO DE SILENCIO, un silencio profundo, monocromático, avasallante y casi lúgubre...



El verde, recién afuera, donde termina el monocultivo de pinos.

Hay que prender el carbón para preparar el asado, solamente que el estilo gaucho queda en el recuerdo, nunca nada mejor que un soplete para acelerar la tarea


Luego del almuerzo y la sobremesa llegó el momento de preparar nuestras cosas para regresar a Posadas, queremos agradecer por este medio la invitación del amigo Luis por habernos dado la posibilidad de compartir un fin de semana en su casa, lo que nos permitió conocer un nuevo amigo con quien compartimos esta pasión por la naturaleza; nos volvimos con muchas fotos para compartir en los días siguientes y con muchas ganas de regresar mas adelante.
Buena semana y saludos para todos!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario